Artículo de Álvaro Ibáñez (Alvy), Microsiervos

 

Entre las diversas soluciones energéticas para las viviendas del futuro una de ellas son los sistemas de almacenamiento de energía en el hogar. Estos dispositivos son todavía caros, pero al igual que ha sucedido con otras tecnologías que se han ido incorporando a los hogares poco a poco (como los paneles fotovoltaicos) se van abriendo hueco entre los propietarios. Dependen de otras fuentes de energía porque simplemente la almacenan para cuando es necesaria. Curiosamente su llegada ha coincidido en parte con la de los vehículos eléctricos que tienen unas necesidades energéticas que cubrir cuando se recargan y para las que estos sistemas resultan especialmente útiles.

No hay una única marca que domine este sector, aunque la norteamericana Tesla con su Powerwall y la alemana Sonnen están entre las más destacadas. Pero resulta que debido a esa peculiar relación con los vehículos eléctricos también los fabricantes de coches como Nissan, Mercedes-Benz y BMW están dando pasos en la misma dirección.

Sonnen1

La palabra que mejor define a estos dispositivos de almacenamiento de energía es independencia. Se cargan durante el día mediante fuentes limpias como los paneles solares fotovoltaicos y almacenan la energía para su uso durante la noche o cuando sea necesario. Los modelos normales suelen tener una capacidad suficiente como para proporcionar la energía que consume un hogar promedio durante 24 horas (unos 10 kWh/día). De este modo incluso en caso de un corte de suministro toda la vivienda podría funcionar al completo como lo hace normalmente – incluyendo luz, nevera y otros aparatos del hogar. Su potencia típica es de unos 5 kW y su capacidad empieza por los 10 kWh – aunque hay modelos más grandes y se pueden «enlazar» varios para conseguir más potencia o más duración de las baterías.

Te puede interesar también:
Cuida el atrezzo y enamora a tus clientes

Su diseño las hace aptas para estar colocadas en el exterior o en el interior, siendo el garaje un sitio típico donde no estorba mucho y están bien protegidas – aunque también pueden ubicarse en otras zonas (en especial las de Sonnen, que son más pequeñas). Además de algunos controles sencillos estas baterías suelen contar con una app que se instala en el móvil que informa de su estado de carga, del consumo (incluyendo el coste real según las tarifas eléctricas de cada momento) y otras posibilidades.

Sonnen2

Los modelos más avanzados pueden actuar también como almacén de electricidad conectado a la red eléctrica del vecindario, aprovechar la carga de las baterías de los coches eléctricos para usar en casa o compartir de forma comunitaria la energía, por ejemplo permitiendo cargar los vehículos en cualquier vivienda vecina que tenga instalados estos dispositivos. Todas esas posibilidades son todavía muy incipientes, pero son una señal del futuro que está por llegar.

Otras entradas de Microsiervos

Elevation: un documental sobre cómo los drones revolucionarán las ciudades y la arquitectura
Rascacielos plegables para dar refugio en situaciones de emergencia
Aparcamientos inteligentes gracias a la visión artificial
 

Valora este post