Artículo de Nacho Palou, Microsiervos

 

Cuando las baterías que utilizan los coches eléctricos pierden parcialmente sus propiedades y eficiencia dejan de ser “aptas”. Pero que no sean ya adecuadas para su uso en coches eléctricos no significa que esas baterías no tengan utilidad. Por ejemplo en aplicaciones menos exigentes, donde no sea imprescindible el uso de baterías de alto rendimiento. Reutilizar estas baterías alarga su vida útil cuando se aplican en proyectos de energía limpia y sostenible. “Incluso cuando las baterías ya no sirven para hacer funcionar coches eléctricos siguen siendo útiles para la sociedad,” explican desde el proyecto The Reborn Light.

Alumbrado público sostenible gracias a los coches eléctricos

Las farolas autosuficientes de Reborn Light utilizan baterías procedentes algunos de los primeros coches eléctricos. De aquellos vehículos EV que comenzaron a comercializarse hace ahora unos diez años. A través de The Reborn Light esas baterías inician una segunda vida proporcionando iluminación en cualquier lugar. Por ejemplo allí donde no es posible instalar alumbrado público por cuestiones de costes o de infraestructuras.

Las farolas Reborn Light son autosuficientes. Están construidas con paneles solares integrados en su diseño y disponen de módulos de baterías procedentes de coches eléctricos. De modo que las farolas no requieren conexión a la red eléctrica. En cambio sus baterías se cargan durante la horas diurnas y suministran electricidad a la lámpara durante la noche.

Alumbrado público sostenible gracias a los coches eléctricos

Esto es posible porque las grandes baterías de los coches eléctricos están formadas a su vez por baterías más pequeñas, diversos módulos o celdas unidos entre sí. Algunas baterías para coches eléctricos son un conjunto de decenas y de cientos de baterías recargables o celdas similares a las pilas convencionales de tipo AA). De modo que una vez que la batería no sirve para un coche eléctricos sus componentes pueden extraen para formar nuevas baterías de diferentes dimensiones y capacidades. Sin embargo la vida útil de las baterías no es infinita. Pero aprovecharán durante unos años más amortizando “medioambientalmente” su fabricación y antes de su reciclado final.

Te puede interesar también:
Paredes móviles para cambiar los espacios de la casa

Una vez instaladas las farolas Reborn Light no consumen energía y su huella de carbono está parcialmente amortizada tras haber sido utilizadas en transporte de emisiones cero. La iniciativa The Reborn Light ha instalado sus primeras farolas en Fukushima. En concreto en la ciudad de Namie, una de las más afectadas por el terremoto y posterior tsunami en 2011.

Otras entradas de Microsiervos

¿Viviendas con jardín? Hay robots para eso
Saludable y sostenible: por qué la madera cada vez es más atractiva para los arquitectos
Una microciudad construida desde cero para definir el futuro de las ciudades inteligentes
 

Valora este post