Artículo de Álvaro Ibáñez, Microsiervos

 

De cara a simplificar la construcción e integrarse con el medio ambiente, siguiendo un riguroso estilo minimalista, esta curiosa micro-vivienda de 25 m2 puede instalarse en cualquier lugar en tan solo 24 horas –y además se puede desensamblar y llevar a otro lugar en el mismo periodo de tiempo, así que prácticamente podría calificarse de “casa móvil prefabricada”.
KODA0

Se llama KODA y es obra de un equipo multidisciplinar de arquitectos, diseñadores, ingenieros, decoradores, electricistas y mecánicos estonios. Su misión original era crear una vivienda saludable en la que hubiera luz natural, se emplearan materiales no-tóxicos y pudiera adaptarse a cualquier tipo de condiciones medioambientales: frío y calor, sol, lluvia y nieve. La solución fue una estructura de cemento aislada al vacío, cristales de cuatro capas y una estructura que no requiere cimientos, facilitando así su construcción. En total, se necesitan tan solo 9 m3 de cemento y se puede instalar sobre prácticamente cualquier superficie: gravilla, asfalto y otras.

La vivienda también es ecológica y sostenible: en el techo hay instalados unos grandes paneles solares, de modo que la instalación básica prácticamente produce más energía de la que consume (la energía sobrante se reenvía a la red eléctrica). KODA entra dentro de las llamadas “casas inteligentes” por su gestión energética de los diferentes sistemas que la componen, dado que apenas desperdicia energía; además, emplea diversas lámparas LED y la combinación con la luz del sol hace que el consumo sea mínimo.
 
KODA / mini-vivienda
 

El interior de la vivienda es un open-plan bastante diáfano, de techo alto, en el que una escalera lleva hasta la cama de matrimonio situada en una estructura elevada sobre la cocina. Además de eso hay un discreto aseo que queda separado por una puerta. Como complemento se pueden utilizar diversos bloques y muebles a modos de asientos y mesas. Incluso tiene algún detalle genial, como una pequeña ranura en la que insertar la bicicleta para dejarla adecuadamente aparcada en la entrada.

Te puede interesar también:
La habitación que carga el móvil sin sacarlo del bolsillo

El diseño está a medio camino entre el de un pequeño apartamento y una caravana, con los 25 m2 bien aprovechados y a los que se les puede dar diferentes usos: vivienda convencional, casa de campo, estudio… Incluso para alguien que cuenta con un jardín de buen tamaño a modo de oficina o retiro para encontrar la tranquilidad. No es quizá el lugar ideal para meter a mucha gente –no es su misión– pero tampoco es que una persona o una pareja necesite mucho más espacio, sobre todo si hablamos de una segunda vivienda o un espacio alternativo y complementario.
 
KODA2
 
Lo único que se necesita, una vez llega a su destino, son 24 horas y puntos de conexión para la electricidad, el agua y los desagües. Sus creadores la comparan no con una vivienda de lujo (la versión básica está alrededor de los 100.000 euros), sino con los coches Volkswagen de principios del siglo pasado, algo “al alcance del pueblo”.
 
Últimas entradas de Microsiervos

La habitación que carga el móvil sin sacarlo del bolsillo
Las oficinas de las series de TV, recreadas en 3D
Cómo organizar un apartamento usando una impresora 3D

 

Una casa prefabricada para instalar en cualquier lugar
5 (100%) 1 voto