Artículo de Álvaro Ibáñez (Alvy), Microsiervos

 

Las ciudades inteligentes de todo el mundo comparten muchas características, aunque varían las infraestructuras que ponen a disposición de los ciudadanos: comunicaciones, sensores, servicios… La cuestión es que en el futuro la ciudad no será sólo “la ciudad, sus calles y edificios”. Para interactuar con ella habrá que utilizar apps, ya sea a través del móvil, el coche o los tótems interactivos de las calles. Sólo de ese modo se podrá aprovechar en su plenitud. Y lo mismo sucederá con muchos edificios inteligentes que formen parte del tejido de esas ciudades.

City of Boston app

Por esta razón es bueno ver algunos ejemplos de cómo se integran esas apps con las entidades oficiales encargadas de gestionar la ciudad. El caso de la ciudad de Boston, en Massachusetts (Estados Unidos) es un buen punto de comienzo. El ayuntamiento tiene una web en donde además de toda la información propia reúne en una sola página las principales apps relativas a la ciudad, tanto las que ha desarrollado oficialmente como las que enlazan con ella a través de proveedores externos. El objetivo, tal y como dicen, es “hacer más fácil la vida de los residentes de la ciudad”.

Entre estas apps (casi todas disponibles tanto para iOS como para Android) se encuentran ejemplos de las áreas más relevantes:

Una app de reporte de problemas, en la que los usuarios pueden informar acerca de situaciones cotidianas tales como lugares sucios, pintadas y vandalismo, señales de tráfico deterioradas, baches en la calzada, animales muertos, presencia de roedores, etcétera.

Calendario de basuras, una app que recuerda qué tipos de basuras se recogen cada día (orgánica, reciclaje, vegetación, etcétera) y cuándo no hay servicio, ya sea por fiestas o cambios en la programación. También enlaza con los “puntos limpios” de la ciudad, para saber a dónde se puede llevar cada tipo de deshecho para que sea correctamente reciclado.

City of Boston app

Pago de parquímetros. Gestionados por el ayuntamiento, los parquímetros pueden pagarse no solo en las máquinas callejeras sino también a través del móvil, utilizando los medios de pago habituales. La app además incluye alertas por si se acaba el tiempo, permite ampliar el tiempo contratado a distancia e incluso gestionar varios vehículos desde un mismo terminal. Y sí: como complemento hay otra app para el pago de multas. Basta escanear el código de la multa y elegir una forma de pago… Quizá sea “duro”, pero al menos así es más fácil.

Te puede interesar también:
Principales tendencias que transformarán el sector inmobiliario en 2017

Baches callejeros. Esta app es una de las más inteligentes de la colección: permite activar la “grabación de recorridos” cuando se viaja en coche para detectar los baches en la calzada –esto se hace gracias a que los teléfonos móviles llevan sensores como acelerómetros y giroscopios digitales. Esa información se envía a una central de modo que alerta al ayuntamiento para enviar técnicos a inspeccionar qué sucede y reparar los posibles problemas. Al mismo tiempo, sirve como sistema de alertas en tiempo real si el vehículo se aproxima a un bache, evitando así situaciones tanto incómodas como potencialmente peligrosas.

Seguimiento de autobuses escolares. Esta app (que funciona a través del navegador web) permite a los padres saber dónde están los autobuses de la ruta de los colegios de sus hijos. Probablemente requiere autorizaciones previas de todo tipo (validación de identidad, chequeo del colegio, etcétera), pero para aquellos que quieran coordinarse con los horarios de los más pequeños o asegurarse de que llegan a sus actividades extraescolares o a casa a la hora correcta puede ser una interesante alternativa.

Si a todo esto añadimos apps independientes que interactúan con la ciudad, tales como los servicios de transporte público, búsqueda de aparcamiento, reservas de restaurantes, tráfico, etcétera, y se tiene en cuenta lo importante que pueden ser muchos de ellos para los trabajadores de una zona empresarial, por ejemplo, coincidiremos en que es mucho más atractivo vivir en una ciudad con la que se puede interactuar… que no contar con ninguna app: sería como volver a la ciudad de hace veinte años.

Últimas entradas de Microsiervos

Un pequeño apartamento con tabiques de cristal
Un dispositivo para manejar aparatos domésticos convencionales desde el teléfono móvil
Una interfaz de usuario que simplifica el uso de dispositivos inteligentes

 

Valora este post