Las ciudades serán tan inteligentes como las apps con las que «funcionen»