Cómo las smart cities pueden ayudar a luchar contra el COVID-19