El edificio sostenible, un valor al alza