El Palacio de Cristal y Park Güel, los edificios preferidos para besarse