El Futuro es Hoy


Artículo de Enrique Martínez Laguna, vicepresidente de CBRE en España

 

La primera revolución industrial estuvo liderada por la máquina de vapor. La segunda, por la electricidad y los combustibles fósiles. Hoy asistimos a una tercera revolución, la de las nuevas tecnologías. No es una exageración, los datos hablan por sí solos. En España hay más de 15 millones de personas que compran en Internet, el ecommerce ha crecido más de un 23% en el último año y la penetración del móvil en nuestro país llega ya al 109,6% de la población. Si nos centramos en nuestro sector, en el último año hemos asistido a un incremento del 13% en las búsquedas en Google relacionadas con el ámbito inmobiliario. De éstas, el 46% se han realizado desde el móvil, un 31% más que en el pasado ejercicio.

Se trata de un cambio que, poco a poco, está impregnando a todos los sectores. No solo porque la sociedad lo esté demandando, sino porque la tecnología es una importante herramienta para lograr eficiencias, mejorar la calidad y generar nuevo negocio. Los pioneros fueron el comercio y el entretenimiento, y después llegaron otros más tradicionales como el de la banca. Actualmente, ya ninguna industria puede mantenerse ajena a este cambio de modelo y buena prueba de ello es que, por primera vez en la historia de nuestra democracia, la agenda digital cuenta con un ministerio.

El sector inmobiliario ha sido de aquellos que más han tardado en acometer la necesaria transformación digital, pero ya no puede esperar más. Es el momento de subirse a este tren en marcha y de alta velocidad que es la innovación tecnológica.

<<En CBRE tenemos claro y estamos decididos a liderar la transformación del sector inmobiliario>>

Para ello, hace dos años creamos un departamento de transformación digital, siendo los pioneros del mercado español en hacerlo. Pero esto fue solo un primer paso. También hemos creado la estructura y procedimientos necesarios para estar en permanente alerta, identificando novedades en materia de innovación y trasladándolas a nuestro sector y, sobre todo, a nuestros clientes. En este sentido, si hablamos de futuro, desde CBRE creemos que habrá tres tendencias claras en los próximos meses.

 

NEW WAYS OF SELLING

En primer lugar, conceptos como la realidad virtual y la realidad aumentada dejarán de ser iniciativas más o menos anecdóticas para convertirse en herramientas que estarán cada vez más presentes en nuestro día a día. La representación de espacios en 3D permite evaluar escenarios y adaptar los activos a las necesidades del cliente. Mediante la combinación de realidad y ficción -y empleando técnicas similares a las utilizadas en los videojuegos- se puede ver el espacio antes de ser creado, co-diseñarlo codo con codo con el cliente y facilitar así la decisión de compra. En CBRE, ya hemos empleado estas técnicas de lo que llamamos New Ways of Selling. Lo hemos hecho, por ejemplo, a través de gafas de realidad virtual en la comercialización de las oficinas de Castellana, 77 en Madrid. En este enlace puedes encontrar más información.

 

SMART DATA

En segundo lugar, el futuro que dibujamos para nuestros clientes pasa, indudablemente, por el Big Data, otra de las disrupciones que está transformando el mundo y que contribuye a la reducción de la incertidumbre. En CBRE preferimos hablar de Smart Data, es decir, del análisis inteligente de los datos generados por los activos inmobiliarios para optimizar su gestión y comercialización, así como la rentabilidad de propietario e inquilino. A la hora de alcanzar este objetivo, nuestra posición en el mercado nos proporciona un lugar privilegiado ya que, en cuestión de datos, el tamaño sí importa. Solo en España gestionamos 5 millones de metros cuadrados y esto nos da acceso a un conocimiento del mercado único. Además, nuestra experiencia en el uso del Smart Data nos ha dotado de las herramientas necesarias para saber discriminar qué información es útil y cuál no, y ajustar por tanto la rentabilidad de la gestión de datos de nuestros clientes.

El uso de todos estos datos tiene un enorme potencial en tres esferas: la creación de modelos de predicción para una mejor toma de decisiones, la gestión eficiente de los inmuebles y la hipersegmentación para actividades de marketing. Este último punto es algo cada vez más demandado en el sector retail, donde ya no se habla de públicos objetivos sino de individuos. De nuevo, esto es algo en lo que ya llevamos tiempo trabajando en CBRE. Recientemente hemos desarrollado DMI, una herramienta que ayuda a buena parte de los centros comerciales que gestionamos en España a relacionarse con sus consumidores de una manera personalizada. Este sistema, hace posible monitorizar el comportamiento de los visitantes para mejorar la gestión proactiva de la actividad de marketing de los centros. Gracias a ella, al consumidor solo le llegan ofertas y promociones relevantes para él, y los distintos operadores pueden comprobar en tiempo real la respuesta que está recibiendo una determinada campaña y hacer ajustes en caso de que sea necesario.

Te puede interesar también:
TENDENCIA M-COMMERCE

 

OMNICANALIDAD

La tercera tendencia tecnológica que marcará el futuro es la omnicanalidad. Los clientes y consumidores tienen hoy en día múltiples puntos de contacto con cualquier firma (la web, el móvil, la tienda, atención al consumidor, las redes sociales, las apps) y existen tantas experiencias de compra como tipo de compradores. El reto ahora es lograr la convivencia e integración de los distintos canales físicos y virtuales, logrando que la atención y el servicio sea inmediato, flexible y homogéneo independientemente de la vía de comunicación. De este modo, los operadores deben ser capaces de identificar los canales y los factores que influyen en la decisión de compra de sus consumidores, acompañarles a lo largo de todo el customer journey y ofrecerles una experiencia de compra sin fisuras.

En definitiva, el sector inmobiliario del futuro pasa, en nuestra opinión, por estos tres ejes principales: New Ways of Selling, Smart Data y Omnicanalidad, y en CBRE ya tenemos soluciones pioneras adaptadas a este futuro. Somos conscientes de que la innovación es lo que distingue a un líder del resto y que anticipar los cambios y proponer soluciones creativas es donde reside el verdadero valor. Además queremos ir un paso más allá y nuestras propuestas digitales tienen la rentabilidad como característica compartida. Porque pensamos que la digitalización rentable es la realmente diferencial, alineando de forma sostenible objetivos empresariales y entorno.

Sabemos que vivimos en un entorno cada vez más cambiante y eso hace fundamental que nuestros clientes cuenten con un asesoramiento que contribuya a incrementar certidumbres y a aprovechar al máximo las nuevas oportunidades que ofrecen los últimos avances.

<<En CBRE estamos decididos a ser ese asesor que exigen los tiempos. Actualmente, somos más de 70.000 profesionales expertos en nuevas tecnologías y en el mercado inmobiliario trabajando conjuntamente en 400 puntos del planeta para extraer las máximas ventajas que las nuevas tecnologías pueden aportar a las decisiones inmobiliarias de nuestros clientes.>>

En la misma línea, solo una firma como la nuestra es capaz de proporcionar nuevas soluciones digitales de manera continua y en tiempo récord para crear verdadero valor en un momento en el que los ciclos de innovación son cada vez más cortos. Aunando asesoramiento y servicios digitales, nos convertimos en los perfectos socios para aquellos clientes que quieren centrarse en sus actividades core y obtener las mayores ventajas de su gestión inmobiliaria.

Estamos ante un momento histórico muy estimulante, una nueva revolución, la digital, en el que todo está por explorar. Las nuevas tecnologías ya no son solo herramientas para crecer (que lo son) sino algo imprescindible para continuar operando en el mundo de hoy y de mañana. Ya lo dijo Charles Darwin: “no son los más fuertes los que sobreviven, sino los que se mejor se adaptan a los cambios”. Por eso, en CBRE nos actualizamos permanentemente para anticipar el futuro a nuestros clientes y así ayudarles a adaptarse antes que el resto a lo que está por venir.

Valora este post