El reto de los espacios flexibles tras el covid-19