¿Incrementan los espacios flexibles el valor del edificio?