¿Está su empresa preparada para los ‘Millennials’?

VICEPRESIDENTE / CBRE ESPAÑA

«Los millennials tienen formas de trabajar y una visión del trabajo diferente, algo que las compañías tienen que comprender si quieren atraer y retener el mejor talento.»

Los millennials, aquellos nacidos entre los las décadas de los 80 y 90, están revolucionando la forma de comprar, comunicarse y, en general, están provocando un profundo cambio en nuestra sociedad. Mucho más conectada y tecnológica, sus prioridades ya no son las mismas que las de la generación del baby boom. Tener una casa o un coche, por ejemplo, ya no es una cuestión prioritaria. Precisamente, para ellos ya no es necesario tanto ‘tener’ como ‘experimentar’. A la hora de consumir, aspectos como la sostenibilidad o la responsabilidad social, por ejemplo, son cada vez más fundamentales.

Ante este nuevo entorno, somos testigos de cómo las empresas están modificando sus estrategias de marketing y publicidad, buscando atraer una generación que, en definitiva, es mucho más inquieta que sus predecesores. Sin embargo, esta adaptación también es necesaria en el entorno laboral: los millennials ya forman parte de nuestras empresas y comienzan a ocupar cargos de responsabilidad. Y al igual que tienen hábitos de consumo diferentes, tienen formas de trabajar y una visión del trabajo distinta; algo que las compañías tienen que comprender e implementar si quieren atraer y retener el mejor talento.

Cambio de prioridades

Probablemente, la principal característica de los millennials es que ya ‘no se casan’ con las empresas. Para ellos, un trabajo es útil en tanto es algo que les realiza personalmente, les motiva y les permite aprender y afrontar nuevos retos. Si las expectativas no se cumplen, no dudan en marcharse en busca de una alternativa mejor. El salario ya no es el principal motivo para elegir un empleo u otro, sino que se convierte en un factor más dentro de una ecuación en la que ahora entran aspectos como la flexibilidad, el horario, el ambiente y el entorno de trabajo, amén de otros intangibles como el carácter innovador, la imagen etc.

Precisamente, de acuerdo con un informe de CBRE, una de cada tres empresas sitúa la atracción y retención del talento como una de sus principales preocupaciones, cifra que en el caso de las empresas de sectores más punteros como las telecomunicaciones se eleva hasta el 71%.

Nuevas formas de trabajar

Por suerte, la tecnología está de nuestro lado. Con un teléfono móvil y un portátil con conexión a internet podemos desempeñar nuestro trabajo prácticamente desde cualquier sitio. Nos hemos liberado de la necesidad de tener que estar atados a un sitio en la oficina y esto aporta la flexibilidad tan valorada y demandada por la generación de los millennials.

Se trata de implementar nuevas formas de trabajar o New Ways of Working, algo en lo que en CBRE fuimos pioneros. En la edición de 2012 del informe Tendencias ya analizamos este novedoso sistema, exponiendo uno de los primeros casos que se desarrollaron en España: el nuestro. Cuando nos trasladamos a nuestras oficinas de Castellana 200, decidimos apostar por la flexibilidad y eliminamos los sitios fijos y los despachos asignados. Apostamos por un entorno en el que el empleado decide si trabaja desde casa (u otro lugar) o en la oficina, en cuyo caso puede elegir dónde sentarse en función del trabajo que vaya a desempeñar en ese momento.

«Con un teléfono móvil y un portátil con conexión a internet podemos desempeñar nuestro trabajo prácticamente desde cualquier sitio. En CBRE aplicamos estas New Ways of Working y podemos afirmar que nuestra productividad se ha incrementado en más de un 30%. Este modelo no solo genera trabajadores más satisfechos, sino que es más eficiente.»

Cambios desde arriba

¿El resultado? Nuestra productividad se ha incrementado en más de un 30%. El diseño de las oficinas, con el empleado en el centro, permite un mejor ambiente de trabajo y, en consecuencia, una mayor motivación y satisfacción que nos ha permitido obtener este magnífico resultado.

Desde entonces, más de 400 empresas han visitado nuestras oficinas interesadas por implantar este modelo, y cada vez hay más ejemplos, como Xerox, BBVA o PwC. Pero para poder llevarlo a cabo, es fundamental la implicación de la dirección; que el cambio venga desde arriba: la propia dirección de las compañías debe impulsar este proceso para que tenga un impacto real y efectivo. Está claro que no todas las empresas son iguales ni tienen las mismas necesidades y estas formas de trabajar no son igualmente aplicables en todos los sectores.

Por este motivo se realiza un estudio en profundidad, no solo analizando el espacio ocupado y las necesidades, sino también con entrevistas a los empleados, de modo que permita diseñar una solución verdaderamente eficaz. Además, mediante un programa de gestión del cambio de implantación gradual, primero se establece un grupo piloto para testarlo y se identifican puntos y después, se traslada al resto de la organización.

Este modelo no solo genera trabajadores más satisfechos, sino que es más eficiente. Al suprimirse los sitios fijos, el papeleo se digitaliza, ya que es necesario dejar la mesa limpia al finalizar la jornada laboral, lo que reduce sustancialmente su consumo. Por otro lado, es una solución de ocupación muy flexible que permite incrementar la plantilla sin necesidad de contratar más metros cuadrados al no tener que asignar un sitio a cada empleado.

Servicio integral

«La adquisición del área de gestión de espacios de trabajo de Johnson Controls, Global Workplace Solutions, ha consolidado nuestro liderazgo a la hora de ofrecer el asesoramiento más conveniente a nuestros clientes, adaptándonos a cada caso y acompañándoles durante todo el proceso.»

En CBRE somos expertos en ofrecer el asesoramiento más conveniente adaptado a cada caso, acompañando a las empresas en todo el proceso. De hecho, la adquisición del área de gestión de espacios de trabajo de Johnson Controls, Global Workplace Solutions (GWS), ha consolidado nuestro liderazgo. GWS tiene aproximadamente 16.000 empleados a nivel mundial y 350 a nivel de Iberia.

Gracias a esta integración, desde CBRE somos capaces de aportar un servicio verdaderamente integral, con el que ofrecemos a nuestros clientes todo el rango de servicios inmobiliarios, incluyendo el de alquiler, ventas, gestión de proyectos, así como servicios de construcción, ingeniería técnica o consultoría en incluso el mantenimiento, entre otros.

A la experiencia que nos aporta la gestión de 5.000 millones de pies cuadrados en activos inmobiliarios no residenciales en todo el mundo se suma ahora al conocimiento en ingeniería técnica, gestión de la cadena de suministro, instalaciones críticas y otras capacidades de GWS.

Gestión de espacios

Más allá, mediante esta adquisición vamos a crear un laboratorio de innovación para la ideación de una nueva generación de soluciones para los espacios de trabajo, que ayuden a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos.

Cada vez es más creciente la demanda de servicios que impliquen un asesoramiento integral en todas las fases y etapas de un inmueble y, de hecho, es un elemento fundamental para poder competir en el entorno actual. Dentro de este servicio, la gestión de espacios cada vez ocupa un papel más importante como un elemento de atracción y retención del talento. ¿Está su empresa preparada para los millennials?

 

Valora este post
VICEPRESIDENTE / CBRE ESPAÑA