¿Imaginas ver lo que no existe?


Artículo de Alfredo Conesa, departamento Digital de CBRE España

 

Seguramente muchos de nosotros ya hayamos podido experimentar la realidad virtual; es difícil resistir la tentación de colocarse unas gafas virtuales y transportarse, como en nuestros sueños, a otro lugar.

Sus aplicaciones van más allá de su “cuna” de origen, la industria del entretenimiento, y sectores tradicionalmente poco innovadores como el Real Estate, ya han empezado a ver sus virtudes y a entenderlo como algo diferenciador e imprescindible.

Las ventajas para sectores como el de Oficinas, Residencial, Retail o Industrial, son bastante claras:

  • EL COSTE: a pesar de no ser una tecnología barata, sí es más económico que un showroom o el desarrollo de un proyecto en un espacio físico.
  • LA MOVILIDAD: nos permite estar a miles de kilómetros de distancia y sentir que estamos allí, en otro lugar, real o ficticio.
  • INTERACCIÓN: no solo nos permite estar en otro espacio; también podemos interactuar con él, intercambiando materiales, mobiliarios, colores, etc.
  • INNOVACIÓN: en un mercado tan competitivo como el actual, cualquier elemento diferenciador siempre será bienvenido.

Actualmente los dispositivos están en constante evolución y todas las grandes marcas ya tienen uno en el mercado, como las HTC, Samsung Gear, las Sony, etc.

En cualquier caso, como toda nueva tecnología, la realidad virtual también se enfrenta a retos y, quizá, el más importante, sea el de los mareos. Lo cierto es que aunque nos guste, nuestro cerebro no está diseñado para estar en un lugar imaginario. Cuando giramos la cabeza con las gafas de realidad virtual, la señal de la imagen no llega con la misma instantaneidad que en el mundo real. Además, la realidad también olvida un sentido clave como el olfato.

Te puede interesar también:
¡Nueva estación, Nueva decoración!

Las grandes compañías ya están en marcha para solucionar todos estos aspectos y seguir con la expansión de la virtualización por todo tipo de sectores. Sus aplicaciones todavía son inimaginables y la realidad virtual, con el permiso de la realidad aumentada, ha llegado para quedarse.

¿Imaginas ver lo que no existe?
5 (100%) 1 voto