Artículo de Rubén Galcerán, director de Workplace de CBRE

 

Una sede corporativa es mucho más que un espacio de trabajo.  Decidir si se sigue o se cambia de sede supone una de las decisiones más importantes y con mayores implicaciones para cualquier empresa.

No basta con encontrar una buena ubicación, tener un buen diseño del espacio u ofrecer las mejores prestaciones a los empleados. La sede corporativa debe mostrar los valores y visión de la compañía, debe motivar y fomentar el compromiso de los empleados, sin olvidar la eficiencia, la funcionalidad, el diseño, la productividad o la operativa. Descubre más claves aquí.

En definitiva, podemos afirmar que cada sede es única, una palanca de negocio clave que está al servicio de:

  • LA CORPORACIÓN: debe representar su cultura, la imagen, la visión, los valores…
  • EL NEGOCIO: debe estar en línea con la estrategia corporativa, fomentar la productividad, generar sinergias, ser eficiente.
  • LAS PERSONAS: ser una herramienta fundamental de atracción y retención de talento que favorezca el clima laboral.
  • LOS CLIENTES: como se afirma en el título, es el mejor escaparate, puede favorecer la relación con ellos y generar un sentimiento de confianza y confort.

Estos proyectos requieren un conocimiento exhaustivo de mercado y, al ser productos limitados, hay que pensar soluciones no convencionales. La búsqueda de una sede, la capacidad de generar oportunidades inmobiliarias y el conocimiento del producto offmarket , por ejemploson clave para garantizar el éxito del proyecto.

Estos son los tres pilares que definen una sede corporativa:

  1. LA UBICACIÓN: su accesibilidad, la imagen, los costes y los servicios.
  2. EL INMUEBLE: la flexibilidad que ofrece, los servicios al empleado, la representatividad del activo y la eficiencia.
  3. LOS ESPACIOS DE TRABAJO: si fomentan o no la productividad, su capacidad de atraer y retener al talento, la adaptabilidad y flexibilidad a cambios de negocio, los servicios para los empleados.
Te puede interesar también:
Nueve ciudades con canales alrededor del mundo

Pero… ¿Cómo son? Podemos diferenciar entre dos grandes grupos de sedes corporativas:

CAMPUS

Se trata de un desarrollo extensivo de un complejo de edificios conectados por áreas comunes y facilidades recreativas de otra índole. Tiene un impacto importante en la configuración urbana, en el entorno y requiere la gestión de un conjunto de inmuebles y facilidades diversas.

Tienden a ubicarse en la periferia de la ciudad, son construcción de nueva planta  e impulsan el concepto de ciudad dormitorio, “La ciudad de los elegidos”. Es en este grupo donde encontramos a grandes empresas como Telefónica, BBVA, Santander, Repsol, Mapfre o Repsol.

ciudad-bbva-la-vela-madrid

Ciudad del BBVA, Madrid. Fotografía de BBVA

CAMPUSREPSOL

Campus REPSOL

EDIFICIO EMBLEMÁTICO

Edificio singular, con mucha visibilidad y compacto en el entorno urbano. Se utiliza la sede como imagen de marca y el propio edificio supone una referencia a escala urbana. Estos edificios, a menudo,  siguen teniendo identidad independientemente de la empresa que se ubique en ella.

Encontramos en este tipo de sedes a empresas como Agbar, BBVA, PwC, KPMG, EY, BBVA, Iberdrola, Baker & Mckenzie.

Torre Iberdrola, Bilbao

16767218853_e9dd124534_b

Torre Cepsa, Torre PwC, Torre de Cristal (sede KPMG).

 

¿Quieres saber más sobre sedes corporativas? ¿Estás pensando en mudarte de oficina? Descubre cómo podemos ayudarte aquí.

Valora este post