Artículo de Álvaro Ibáñez (Alvy), Microsiervos

 

Ciudades como Madrid o Barcelona, que siguen ampliándose cada año con la construcción de nuevas viviendas para particulares y edificios para uso empresarial, destacan por la rápida adopción de las nuevas tecnologías y la transformación digital en sus construcciones. Es un aspecto que no solo viene dictado por las normativas municipales, sino también propiciado por el hecho de que muchos de los nuevos edificios tienden a ser emblemáticos (sedes de grandes empresas) y competitivos a nivel arquitectónico.

Un ejemplo podría ser el complejo de edificios de la Ciudad BBVA, un proyecto que finalizó hace un par de años y que consta actualmente de siete edificios de tres alturas además de una emblemática torre, La Vela, de 93 metros de altura, 19 plantas y capacidad para 6.000 trabajadores. El complejo totaliza 114.000 metros cuadrados de oficinas con la más moderna tecnología.

ciudad-bbva-la-vela-madrid

En cuanto a eficiencia energética cuenta con un sistema que vigila que la temperatura y la luz sean adecuadas en cada una de las estancias del edificio; esto permite detectar qué zonas no se están usando y apagar las luces y reducir la temperatura –que también está regulada por la vegetación en torno al edificio. Debido a su extremada estrechez (13 metros de ancho útil) y a que todas las zonas y salas tienen luz natural gracias a la orientación norte-sur se necesita menos energía de la habitual; los ventanales contienen gas argón aislante (tanto para la temperatura como para el ruido) y además toda la iluminación consiste en ledes de bajo consumo, lo que permite ahorrar hasta un 40% en electricidad. Las salas se reservan escaneando con el teléfono móvil un código QR; las entradas se realizan con un sensor de huellas dactilares.

EAI 310

Otro ejemplo de sostenibilidad es el edificio EAI 310, situado en el distrito de Chamartín, al que el estudio de arquitectos EAI dotó de la mayor instalación geotérmica residencial de España. Sus 200 propietarios se benefician de una potencia geotérmica de 540 KW, procedente de un circuito de agua que se mueve mediante una bomba de calor, y mantiene a 18 grados todo el año, al estar excavado a 130 metros de profundidad a través de 70 agujeros en el subsuelo. En conjunto emiten casi 20 veces menos CO2 a la atmósfera que el promedio de la ciudad.

Te puede interesar también:
Madrid, tercera ciudad más atractiva de EMEA para invertir

AA81

Finalmente, el edificio de oficinas AA81 de Torre Rioja Madrid (situado en la antigua ubicación de las oficinas de Telefónica I+D junto a la entrada de la A-2) obtuvo la máxima puntuación europea al recibir el certificado de sostenibilidad LEED Platinum, categoría Core & Shell, para sus más de 23.000 m² de superficie, en un proyecto asesorado por CBRE. Con una distribución principalmente diáfana y una excelente iluminación natural cuenta con una fachada activa modular de vidrio multicapa extraclaro, que se complementa con una iluminación interior de ledes de alta eficiencia. Emplea un sistema de climatización denominado “por viga activa”, que resulta tan silencioso como eficiente. El sistema energético del edificio se complementa con energía termosolar y fotovoltaica.

Fotos | La Vela – BBVA / ECO 310 / Torre Rioja

 

Otras entradas de Microsiervos

La impresión 3D facilita y abarata la construcción de edificios
El edificio de madera más alto de Barcelona: vivienda sostenible y eficiente
Coodo, viviendas modulares eficientes adaptables a las necesidades del propietario

 

Valora este post