La logística urbana, conocida también como logística de last mile o última milla, abarca todos los movimientos relacionados con la actividad comercial y el suministro y distribución de bienes en las ciudades. Su actividad está íntimamente relacionada con el comercio y, por tanto, es fundamental para el desarrollo económico. Por otra parte, la presión para entregar los productos, perecederos o no casi de forma instantánea, ha ido en aumento, a la vez que ha crecido de forma exponencial el abanico de productos ofertados.

La explosión del e-commerce ha popularizado el termino “last mile” en el sector inmologístico, tradicionalmente definido como el ultimo escalón dentro de la cadena de suministro en el que el producto es entregado al cliente.

El crecimiento de la población en las grandes ciudades de los países desarrollados está dando lugar a cambios en la cadena de distribución y una demanda logística en imparable aumento. La clara demanda por parte del consumidor de la entrega casi inmediata ha hecho que la cadena de suministro sea ahora más compleja. Por lo tanto, los operadores han tenido que acercar los centros de distribución al cliente y adaptar su cadena de suministro.

Pasamos de una logística tradicional, basada en la distribución desde una plataforma regional, a una logística urbana que distribuye al consumidor desde centros de distribución urbanos.

logística-ecommerce

Infografía: CBRE

 

Pero… ¿Cómo afecta este nuevo escenario en el mercado español?

La irrupción del e-commerce ha llevado a los operadores a hacer una reestructuración en el panorama logístico, desde el diseño de las naves hasta su localización. Los operadores necesitan naves de diversa tipología, desde grandes centros logísticos con naves de tamaño XXL, normalmente alejados de las ciudades, a centros de distribución urbana, de menor tamaño y situados en localizaciones lo más cercanas posible a los grandes núcleos de población.

Una de las tendencias más claras observadas en el mercado logístico español en los últimos años ha sido la creciente demanda de naves a partir de 7.000 m² para destinarlas al e-commerce.

En 2017 se contrataron en Madrid 380.000 m² de superficie logística destinada al e-commerce, un 42% del total contratatado. En Cataluña, con 105.000 m², supuso un 23% del total de la contratación. Y en España la cifra de contratación supuso un 30% del total. En cualquier caso, esta demanda no sólo se centra en Madrid y Barcelona, sino también en otras ciudades como Valencia y Sevilla.

Te puede interesar también:
TENDENCIA M-COMMERCE

En este panorama, Amazon es, con diferencia, el player que más inversión está realizando en su expansión, protagonizando las operaciones más relevantes de los últimos meses.

 

Last mile: el último eslabón de la logística
5 (100%) 1 voto