¿Nos convertiremos en Japón?