Artículo de Íñigo Enrich, consejero director y director nacional de Oficinas de CBRE

Con la recuperación de la economía y la mejora progresiva del empleo, el mercado de oficinas español está recuperando su ritmo habitual. Tras la tormenta que supuso la pasada crisis, este segmento encara ahora varios retos que deben ser superados. Entre ellos, destacan la adaptación del parque de oficinas a la exigente demanda presente y futura y la revitalización de algunos submercados en las principales ciudades españolas. También existe el desafío, no menos importante, de lograr el consenso en la homogenización de criterios de medición y en la certificación técnica de edificios de oficinas.

<<Las grandes corporaciones demandan cada vez más la figura de un asesor inmobiliario que diseñe y les acompañe en su estrategia inmobiliaria>> 

Actividad creciente 

Durante los últimos años, hemos registrado una gran actividad en rehabilitación de edificios, una tendencia que continuará e incluso se acentuará en 2017, uniéndose al resurgir de la construcción de nuevas oficinas, principalmente en Madrid y Barcelona. Con toda esta actividad que estamos viendo en promoción y rehabilitación de oficinas, junto al esperado incremento de la demanda provocada por la mejoría de la economía, por fin asistimos a la deseada recuperación de rentas, perceptible ya en los distritos centrales de negocio de las principales ciudades españolas.

<<La gran actividad inversora de los últimos años da fe de la imagen tan positiva que nuestro país tiene en todo el mundo>>

Madrid es una ciudad de emprendedores con una fuerza laboral del más alto nivel de especialización en la mayoría de sectores. En Barcelona ocurre algo similar, por lo que en los últimos años se ha producido una llegada considerable de empresas tecnológicas y startups a la ciudad.

Todo esto hace de Madrid y de Barcelona dos urbes en las que la calidad de vida y la oferta de oficinas actual se combinan para convertirlas en las alternativas para aquellas empresas que se planteen ubicar su sede central europea en nuestro país. Y aunque ya se empiezan a ver signos de esta tendencia, esperamos que 2017 marque un antes y un después en este sentido.

Te puede interesar también:
Asiáticos y Latinoamericanos lideran el mercado de compras tax-free en España

 

Análisis minucioso 

Para lograrlo, conviene no olvidar que uno de los principales retos a los que se enfrentan los propietarios de oficinas es una demanda cada vez más exigente, lo que genera mayor presión para crear espacios de oficinas diferentes y únicos. Por esta razón, es necesario realizar un análisis minucioso antes de lanzar un producto óptimo al mercado.

<<La búsqueda de nuevas formas de trabajo para generar eficiencias y sinergias también es una tendencia que se ha consolidado en estos tiempos>> 

Por último, la sostenibilidad también debe seguir marcando el camino de cualquier nuevo desarrollo de oficinas. Certificaciones como Leed o Bream siguen siendo las protagonistas de nuestro mercado, pero no los únicas. Una de las principales tendencias a tener en cuenta en los próximos años son los nuevos sellos que persiguen fomentar el bienestar y la salud de todos los empleados que trabajen en una oficina, como la Certificación WELL. Quédense con este nombre porque sin duda va a ser una de las herramientas que utilicen las empresas para impulsar la productividad de sus empleados y para atraer y retener el talento.

Oficinas: rehabilitación para ser el nuevo referente europeo
5 (100%) 1 voto