Artículo de Álvaro Ibáñez, Microsiervos

 

Hay lugares que conocemos como si fueran nuestras casas o nuestras oficinas, aunque nunca hayamos estado allí. Son todos esos decorados de series de televisión, en especial sitcoms, en los que los protagonistas pasan sus días episodio tras episodio, en unas ocasiones haciendo vida cotidiana, en otras envueltos en historias de lo más enrevesadas.

Estos lugares no suelen existir en la realidad: son gigantescos decorados montados en los estudios de grabación, donde es más fácil recrear las condiciones de iluminación y sonido adecuadas -además de facilitar el trabajo de producción: actores, maquillaje, vestuario, etcétera. Por esta razón, tras la vista general de un edificio se esconden esas imaginarias oficinas de empresas como Dunder Mifflin (The Office), Sterling Cooper (Mad Men) o la “cueva” de Los informáticos (The I.T. Crowd), que resultan tan familiares y entrañables.

 
The I.T. Crowd
 

En parte como entretenimiento, en parte como demostración, la gente de Drawbotics (una empresa que se dedica a la creación de herramientas para los profesionales) ha recreado muchas de estas oficinas de series de TV en 3D, a partir de los planos originales o de pura y simple observación, tras visualizar un buen número de episodios.

Tras crear los planos, se añade con el software los elementos que personalizan el escenario: colores para las paredes y suelo, ventanas y mobiliario. Los detalles pueden ser infinitos (el plano de cuatro estancias de The I.T. Crowd es glorioso en este aspecto) y basta tener paciencia para ir colocando cada uno en su sitio. En la versión original se puede girar el modelo 3D de diversas formas, con objeto de encontrar el mejor ángulo desde el cual “tomar la foto” –un proceso que técnicamente se conoce como render que básicamente convierte en detalladas texturas los objetos matemáticos 3D.

 

Mad Men

 

Durante la creación de todos estos diseños 3D surgieron algunas curiosidades bien conocidas por los amantes de las series y el cine. Por ejemplo, es común que de una temporada a otra, las oficinas se amplíen o algunos detalles cambien “mágicamente” para dar lugar a nuevos escenarios de grabación. También es normal que de unos episodios a otros aparezcan algunas inconsistencias; esto suele deberse a que en el estudio no “cabe” una oficina completa y se recrean las diversas zonas en el escenario principal a medida que son necesarias (y a veces se falla en algún detalle: una puerta que desaparece, mesas que cambian de sitio, etcétera).

Te puede interesar también:
Bosques verticales urbanos contra la polución

En el caso de series como Suits, los planos resultaron más complicados de lo previsto, porque la imaginaria estructura de la oficina resultó bastante compleja (incluyendo un gran pasillo curvo). Algo parecido sucede en Mad Men, de la que dicen que “prácticamente es un laberinto”. En el diseño de Brooklyn Nine-Nine, las habitaciones menos habituales además cambian de una temporada a otra.

 

Silicon Valley

 

Otra de las maquetas más interesantes es la de Silicon Valley, más que nada porque es una vivienda unifamiliar reconvertida en oficina, algo así como una versión “vitaminada” de los legendarios garajes de Silicon Valley. Además de las mesas de trabajo, esta oficina-vivienda tiene su piscina, sus zonas verdes e incluso una segunda planta. En esta recreación también hay un sinfín de detalles, incluyendo todos los armarios y cajas del garaje y hasta el futbolín donde despejarse un rato del duro trabajo.

Últimas entradas de Microsiervos

Cómo organizar un apartamento usando una impresora 3D
Las combinaciones ideales de color de Le Corbusier

 

Valora este post