La cualidad fotogénica de la comida Instagramable se ha convertido en algo más atractivo que las reseñas del Tenedor. Una ciudad o barrio que haya acogido al arte callejero entre sus calles tiene asegurada la atención de los viandantes gracias al paisaje local. De punta a punta, los murales coloridos en los edificios y otras muestras de arte callejero que llaman la atención están acaparando “me gusta” en las redes sociales y comportan aumentos en los beneficios de los propietarios de los inmuebles y de las empresas en la vida real.

ARTE EN EL EAST VILLAGE, MANHATTAN

El nuevo mural en el East Village de Manhattan, del artista brasileño Eduardo Kobra, es un emblemático despliegue de colores atrevidos y contrastantes junto con diseños geométricos marcados. A principios del 2018, Kobra preguntó a Elizabet Murphy, la dueña de Eleven Consignment Boutique, si podría conseguir el permiso de su casero para pintar un mural del icono del pop Michael Jackson en la pared del edificio para conmemorar el que habría sido su 60 cumpleaños. Murphy es una fan tanto de la obra de Jackson como de la de Kobra, así que la colaboración era un hecho consumado.

“Me encantan las obras públicas, el arte en la calle”, cuenta Murphy a Blueprint de CBRE. “Destaca la belleza y atrae la atención a zonas menos preciadas”.

El mural, que se completó a finales de julio, muestra dos mitades de una misma cara: a la izquierda, un joven Michael, la estrella de los Jackson 5, a la derecha, el rey del pop justo antes de su muerte prematura. Una columna de rombos en color sólido separa al niño de su mitad más envejecida, con la piel salpicada con un colorido patrón de tablero de ajedrez y el cabello negro como el carbón en las dos mitades. Poco después de inaugurar el mural, el comercio comenzó a ir viento en popa. Eleven vivió su agosto más ajetreado de los últimos siete años.

ARTE EN BUCKTOWN, CHICAGO

Unos 1300 kilómetros al oeste, en un barrio del centro norte de Chicago llamado Bucktown, otro edificio de ladrillo que pasaba desapercibido fue marcado con un mural que lo convirtió en un icono de Chicago. En esta ocasión se trataba de un simple corazón rojo sobre una puerta de garaje rosa con la inscripción #GBheart escrita con la misma tinta roja en la esquina inferior derecha. La dueña de GB, la escuela y guardería Green Bean, tuvo la idea de darle un toque de color a la pared posterior del edificio y uno de los maestros de la escuela se puso manos a la obra.

ARTE EN THE GULCH, NASHVILLE

En Nashville nos espera uno de los murales más icónicos de Instragram, con una demanda tácita de interacción entre el sujeto y la obra de arte. Se trata de un par de alas de unos 6 metros de alto, listas para despegar, que se encuentran en el barrio de The Gulch. Es obra de la artista europea Kelsey Montague y parte de la serie llamada #WhatLiftsYou (lo que te inspira). La serie se concibió como una plataforma para que las personas compartan lo que les inspira. Montague ha pintado sus distintivas alas por todo el mundo, desde Minnesota y California, hasta Nueva Zelanda y Australia. A fecha de publicación de este artículo, el hashtag se había usado en Instagram más de 134 000 veces.

“Definitivamente, el volumen de transeúntes es el de un lugarpopular”, dice Shaw. “Hemos notado que el negocio no ha hecho más que mejorar desde que se inauguró y nuestros vecinos, como Milk & Honey, también se están beneficiando.” 

ARTE EN MIAMI

Te puede interesar también:
Digitalización en las tiendas

El barrio Wynwood, en Miami, es una de las paradas más populares de la ciudad por su museo al aire libre: Wynwood Walls, un jardín con enormes y coloridos murales pintados por artistas de todo el mundo. Unos 6 kilómetros al norte, un hotel de 10 pisos, el SLS Brickell, se convirtió en una obra de arte de 3700 metros cuadrados gracias al artista Markus Linnenbrink. Linnenbrink empleó su técnica de “dripping”, un método que no requiere pinceles, solo pintura, agua y gravedad, para cubrir la superficie del edificio. La acuarela gigante fue encargada por Jorge Pérez, del Perez Art Museum, como parte de su compromiso de proporcionar arte de calidad a los residentes de Miami sin la necesidad de visitar una exhibición.

 

Leer artículo completo en inglés en Blueprint de CBRE 

Valora este post