Artículo de Álvaro Ibáñez (Alvy), Microsiervos

 

Con los problemas de tráfico de las grandes ciudades muchos de sus habitantes están optando por medios alternativos para moverse por la ciudad: transporte público, coches compartidos y, naturalmente, la bicicleta. La estrella del transporte alternativo es uno de los mejores métodos para moverse de un sitio a otro: es barato, sirve para mantenerse en forma y además no contamina absolutamente nada.

314365
Por esta y otras razones, como que las autoridades de los municipales tienden a promover su uso con la creación de carriles especiales, las bicicletas están jugando cada vez un mayor papel en las ciudades. Hasta el punto de que hay quien está empezando a hablar de las “viviendas pensadas para bicicletas“, dejando a un lado la tradicional idea de pisos o apartamentos “con plaza para coche incluida”.

Esto incluye descartar algunos conceptos tradicionales como que cada piso ha de ir acompañado de una o más plazas de aparcamiento para coche en el sótano, o que las bicicletas no se puedan subir en ascensores para guardarlas en casa cuando es necesario. La idea de algunos edificios en los que hay un “trastero de las bicicletas” ha evolucionado hasta el punto de que hay quien reemplaza plazas de aparcamiento para coches por soportes para varias bicicletas. O quien alquila, como en Tokio y otras ciudades, las plazas individuales para bicis por días en lugar del espacio que alquilaría a un coche por meses (los precios están alrededor de los 200 yenes; entre 1 y 2 euros al día; curiosamente unos 0,50 euros más si se quieren las plazas más cómodas de abajo que las de arriba, que hay que subir o bajar con un mecanismo).

tokio-bicycles
Los edificios con instalaciones específicas también pueden resultar más atractivos para los compradores y aumentar el valor del inmueble: basta tan solo con equiparlo adecuadamente con unos soportes –que son especialmente baratos– y, en algunos casos, enchufes para los cargadores de bicicletas eléctricas o cámaras si se busca garantizar también su seguridad. Los lugares más apropiados para este tipo de instalaciones son los barrios residenciales peatonales o cerca de los carriles bici principales de la ciudad.

Te puede interesar también:
Tres tendencias de Workplace que redefinirán los espacios de oficinas

Teniendo en cuenta que la bicicleta suele ser una actividad familiar es probable que un hogar que haya decido prescindir del coche prefiera dos o tres espacios para sus bicicletas a nivel de calle y liberar espacio en casa y la incomodidad de subir y bajar a diario los vehículos. En Toronto, por ejemplo, cuentan que ya hay edificios de 12 apartamentos con 30 plazas para bicis pero sin plazas de coche; en otras construcciones en marcha hablan de edificios con 80 plazas para coches junto a 360 de bicis – una amplia mayoría.

Lo interesante es que la bicicleta, que siempre había estado en lo más bajo de las listas de prioridades, ahora pueda ser un factor importante a la hora de invertir en una vivienda, del mismo modo que lo puedan ser la cercanía a los transportes públicos, colegios o zonas comerciales.

Foto | Pedal Powered (CC) Pete + 314/365 Rack (CC) Colin + Bicycle parking (CC) Bopuc @ Flickr

 

Otras entradas de Microsiervos

La magia tecnológica de la creación de planos a partir de fotografías de viviendas
Mobiliario robotizado para mejorar la habitabilidad en espacios pequeños
Bosques verticales urbanos contra la polución

 

Valora este post