Por qué el co-living atrae tanto a los millennials