A quién pertenecen los datos que generan las smart cities