La omnicanalidad vuelve a poner al retail en el punto de mira de los inversores