Artículo de David Oliva Domenech, director de Industrial y Logística de CBRE Barcelona

 

La demanda de espacios logísticos en Barcelona se mantiene muy alta, pero la falta de disponibilidad en el primer y segundo arco, con tasas de desocupación del 1,0% y el 2,2% respectivamente, impide que la contratación se mantenga en los niveles récord de los dos últimos años. Esto ha provocado  un repunte en las rentas ‘prime’ durante la segunda mitad de 2017, que continuará durante los próximos meses, situando la renta en torno a los 6,75 euros/m² al mes.

Esta escasez de disponibilidad, principalmente de naves de grandes dimensiones en las zonas más próximas a la ciudad, ha dado lugar a la puesta en marcha de proyectos ‘llave en mano’, tanto en Barcelona como en el resto de principales ciudades logísticas en España. El mercado tiende así a nuevos desarrollos mediante esta fórmula que hará necesario prestar nuevos servicios a empresas, operadores logísticos y retailers, adaptando las especificaciones constructivas y los inmuebles a su modelo de negocio y el e-commerce.

El sector logístico es uno de los que más ha evolucionado con la llegada del e-commerce y los nuevos hábitos de compra, lo que ha desarrollado una distribución urbana, cada vez más inmediata, denominada de última milla.

 

logística-ecommerce

Fuente: Informe “Logística del E-commerce” de CBRE

 

Al mismo tiempo, estamos viendo más aperturas de tiendas flagships de Retailers en locales comerciales y tiendas en los centros urbanos de grandes ciudades, que también requieren de una logística eficiente y bien organizada. Así, cada vez es más evidente el reto que supone la e-logística, la Distribución Urbana de Mercancías y la logística inversa para las entregas y las devoluciones. Estas tendencias impactan en el sector inmobiliario, produciendo cambios sustanciales en los espacios y provocando que algunas tipologías de activos pierdan importancia y valor en favor de otras como son las naves de última milla. En este sentido, en Barcelona existen ubicaciones como la Zona Franca y la zona prime de la ciudad situada entre el Puerto y el Aeropuerto, ideales para realizar proyectos y promociones logísticas para dar este servicio de entregas inmediatas.

El principal reto de la última milla es una mayor eficiencia por parte de operadores y ocupantes a la hora de distribuir a sus clientes y, por encima de todo, es mayor rapidez en la entrega de pedidos siendo una de las claves de presente y futuro del sector logístico.

 

Te puede interesar también:
Revitalización del entorno urbano junto a los ríos de las ciudades
Valora este post