Artículo de Álvaro Ibáñez (Alvy), Microsiervos

 

Los espacios de oficina tradicionales pueden llegar a ser un poco aburridos, pero cualquiera que haya pasado tiempo en un open plan sabe que las posibilidades de personalización de los cubículos y mesas de trabajo son tan grandes como la imaginación de sus ocupantes. Además de eso, los espacios comunes también pueden ser revitalizados con algunas ideas curiosas y llamativas que tengan un toque “tecno” y a la vez resulten divertidas pero elegantes.

WeBikes revitalización tecno

En esta línea una compañía belga llamada WeWatt lleva tiempo instalando unas curiosas bicicletas llamadas WeBikes que sirven a la vez para hacer un poco de ejercicio y recargar los teléfonos móviles y otros dispositivos. La idea es tan sencilla como suena: un rato de pedaleo en una de estas bicicletas estáticas sirve para recargar un teléfono móvil típico a través de un cable USB. Además de eso, los usuarios pueden enchufar sus portátiles para trabajar o hacer videoconferencias mientras pedalean; de hecho la bicicleta tiene hasta wifi.

Las WeBikes tienen varios diseños y pueden agruparse varias de ellas en círculo o en fila, al estilo de los gimnasios. También hay versiones para exterior al estilo de bancos de madera en los que la persona se tumba para pedalear. Se han visto WeBikes en lugares públicos como estaciones de tren y centros comerciales, pero también en las zonas de cafetería de algunas oficinas, en edificios de coworking, en recepciones de gimnasios y en jardines.

WeBikes revitalización tecno

Curiosamente el tiempo que se requiere de pedaleo para una recarga equivale a las recomendaciones saludables de hacer 30 minutos de ejercicio al día. El proyecto además tiene otras características “verdes”: se genera energía limpia y no contaminante, las bicicletas están fabricadas principalmente con materiales reciclables y subyace además el concepto de “compartir la energía”, dado que en los lugares comunes el pedaleo de cualquier persona puede alimentar los dispositivos de otros.

Te puede interesar también:
La impresión 3D facilita y abarata la construcción de edificios

Otro simpático y práctico gadget para espacios abiertos en los que la gente va y viene, pero a veces se requiere un mínimo de privacidad es la luz Busylight de Kuando. Es una especie de versión tecnológica del cartelito de “no molestar” de los hoteles, útil cuando hay que concentrarse o al estar hablando por teléfono o realizando tareas que requieran máxima atención.

BusyLight revitalización tecno

La luz rojo/verde se puede activar y desactivar con un simple botón, o bien de forma automática cuando se usa el teléfono fijo. Se fabrica en varias versiones: como “antena” que se puede instalar en el cubículo o mesa, o como gadget para portátiles, que se puede traer y llevar a cualquier mesa compartida, área común, etcétera. Como función extra, algunos modelos ofrecen un indicador que se activa cuando entra una llamada telefónica y otros son compatibles con productos de telefonía de Skype y Cisco.

Hay quien querrá tener en su mesa una de estas luces por comodidad y privacidad –o quizá para ahorrarse tener que ser descortés soltando un “no me molestes”. Y los responsables de equipos puede considerarlo incluso una buena inversión porque según el fabricante “aumenta la productividad”. Sea como sea, es otro toque “tecno” para cualquier espacio de trabajo.

Fotos | WeWatt + PiliPili / Kuando

Otras entradas de Microsiervos

Barreras inspiradas en el origami contra la contaminación acústica en las ciudades
¿Qué tiene la madera para ser tan atractiva para los edificios del futuro?
Edificios inteligentes para el futuro de Madrid
 

Valora este post