Saludable y sostenible: por qué la madera cada vez es más atractiva para los arquitectos