Artículo de Nacho Palou, Microsiervos

 

El uso creciente de la madera para la construcción de viviendas e incluso de edificios podría contribuir a aliviar las emisiones contaminantes, abaratar las construcciones y proporcionar viviendas más asequibles, saludables y sostenibles. “La madera es fuerte, limpia y versátil, y se postula como el nuevo hormigón”, dicen en The Guardian.

Su forma cada vez más utilizada para la construcción es la madera contralaminada o CLT, que consiste en paneles compuestos por tablas de madera maciza en capas cruzadas longitudinal y transversalmente, capas encoladas entre sí con distinta orientación. Con la unión de varias capas de madera en ángulos perpendiculares los paneles ofrecen una mayor rigidez estructural, dado que las propiedades físicas de la madera cambian dependiendo de la dirección en la que se aplique la fuerza.

Fotografia: KLH Massivholz GmbH

A diferencia de otros materiales utilizados para construcción, la madera es el único que tiene la capacidad de absorber el CO2 de la atmósfera, lo que reduce la presencia de este gas que (aunque no es tóxico) es el principal causante del efecto invernadero. Y además la madera es el único material de construcción que se regenera de forma natural de manera continua en períodos de tiempo relativamente cortos. Convenientemente gestionados, los bosques pueden explotarse de forma eficiente y ofrecer materia prima de calidad controlada que no produce residuos: “La creciente preocupación por la salud y el impacto ambiental, así como la necesidad de construcciones duraderas y sostenibles, están llevando a un resurgimiento de este material que hasta inicios del siglo XIX se utilizaba extensivamente en la construcción, al igual que la piedra natural”, explican en Ecosistema urbano.

Fotografia: KLH Massivholz GmbH

La madera es tan resistente como el acero pero mucho más ligero, y entre otros beneficios, sus propiedades como aislante acústico y térmico y como “higroaislante” (es capaz de absorber, almacenar y volver a liberar el exceso de humedad) son muy superiores, por lo que las construcciones de madera ejecutadas adecuadamente son en general más eficientes energéticamente.

Te puede interesar también:
Los mejores espacios de Casa Decor son...

La madera puede además complementarse con cualquier otro tipo de material de construcción (como el hormigón, el vidrio o el acero) mientras que la tecnología y la “ingeniería de la madera” están haciendo que el uso de la madera resulte más eficiente y que el material sea más adaptable y versátil, posibilitando construcciones más complejas, robustas y duraderas.

Fotografia: KLH Massivholz GmbH

La madera también ofrece numerosas ventajas en la construcción: requiere una cimentación mínima, los costes de construcción son menores y también se reducen los tiempos de ejecución, especialmente si se utilizan paneles y partes prefabricadas. Esto reduce el impacto de la obra en el entorno, la contaminación y la cantidad de residuos generados, que prácticamente no se producen porque los sobrantes de la madera se pueden volver a utilizar de numerosas maneras.

Fotos | KLH Massivholz GmbH

Otras entradas de Microsiervos

Una microciudad construida desde cero para definir el futuro de las ciudades inteligentes
A quién pertenecen los datos que generan las smart cities
Viviendas imaginarias para que las inteligencias artificiales aprendan a convivir con nosotros
 

Valora este post