Por qué las ‘sensitive cities’ ayudarán a reducir los niveles de contaminación