Tic-tac: la IFRS 16 está llamando a la puerta