Artículo de Nacho Palou, Microsiervos

 

Uno de los desafíos de la automatización de oficinas y viviendas se encuentra en que su uso debería resultar tan fácil o intuitivo como lo es actualmente utilizar un interruptor o un grifo, dos interfaces de usuario que todo el mundo sabe emplear a pesar de sus numerosas variantes y particularidades. Pero hay una diferencia importante, y es que los automatismos inteligentes implican normalmente acciones más complejas que simplemente encender una lámpara o abrir un grifo.

FetchitGo es un dispositivo que simplifica la interfaz de usuario de los dispositivos conectados a apenas la pulsación de un botón, parecido a pulsar un interruptor. La diferencia es lo que sucede después de haber pulsado alguno de los botones de FetchitGo: internamente el sistema inicia una serie de tareas y acciones, más o menos complejas, que el usuario no ve: esto incluye activar una alarma sin teclear el código, encender o apagar las luces del exterior o de diferentes estancias, abrir o cerrar persianas, ajustar la temperatura a valores predeterminados, llamar a un taxi, poner en marcha la cafetera, añadir un producto a la lista de la compra o completar un pedido por internet, entre otros muchos ejemplos.

El dispositivo aprovecha los servicios IFTTT (If This, Then That; Si ocurre esto, Haz esto otro) que permiten crear y programar acciones que automatizan tareas concretas. Eso significa que, antes de utilizar FetchitGo, es necesario realizar una serie de programaciones previas que se ejecutarán cuando después se pulse el botón correspondiente y se deslice el dedo por la superficie táctil. También, dependiendo de la complejidad de la acción, admite ejecuciones en secuencia. Por ejemplo, si se da la orden de subir las persianas (“Si ocurre esto”), que el sistema apague por sí mismo las luces (“Haz esto otro”).

Te puede interesar también:
Cita con la decoración e interiorismo

La interfaz FetchitGo cuenta con 16 botones a los que se les pueden asignar diferentes tareas y etiquetarlos con un rotulador, pudiendo reprogramar cualquiera de ellos en cualquier momento. Dependiendo de la tarea, la programación la puede realizar el usuario desde la aplicación móvil o de una aplicación web o delegar esa tarea en un experto en domótica.

Una ventaja de FetchitGo es que dispone de una pasarela abierta que puede conectar directamente con dispositivos con conexión WiFi (como lámparas o termostatos), sin necesidad de pasar por una app en el teléfono móvil. Esto permite configurar un sistema que es independiente y que puede operar cualquier persona de la oficina o de la vivienda a través de una interfaz de usuario que es tan sencilla como la de un grifo o un interruptor.

 

Otras entradas de Microsiervos

La arquitectura de los apartamentos más modernos
Una casa prefabricada para instalar en cualquier lugar
La habitación que carga el móvil sin sacarlo del bolsillo

 

Valora este post