Artículo de Nacho Palou, Microsiervos

 

Las viviendas de la compañía Node son algo así como las estanterías Billy de Ikea: se ofrecen en forma de módulos prefabricados que cada cliente puede cambiar y configurar según sus gustos, necesidades y presupuesto, y también tiene numerosos elementos opcionales. Como ventaja adicional, el propietario puede variar su configuración o incrementar el espacio añadiendo o cambiando módulos conforme cambian sus requisitos de vivienda.

Viviendas modulares saludables y sostenibles

Según explican desde Node, los módulos se fabrican sólo con materiales sostenibles y reciclados; la madera procede de bosques gestionados y todo el proceso de fabricación y montaje está libre de materiales tóxicos.

Los módulos disponibles incluyen habitaciones, estancias, porches, invernaderos, cuartos de baño (convencionales o de compostaje o “seco”) pasarelas o cuartos para almacenar agua y energía. El almacenamiento de energía y la instalación de paneles solares en el techo hace posible que la vivienda funcione de forma autónoma, desconectada de las tomas de suministro; o como complemento energético, para reducir el consumo.

Viviendas modulares saludables y sostenibles

El sistema de climatización se basa en las técnicas aplicadas en las casas pasivas. Utiliza sistemas de intercambio de aire que aumentan la eficiencia energética. Los sistemas de intercambio de aire extraen la temperatura del aire que circula por la vivienda y lo transfieren a la corriente de aire fresco sin que ambas corrientes de aire se mezclen. Este sistema permite mantener la casa ventilada sin apenas pérdida energética, lo que repercute en una ambiente menos saturado de CO2 y más saludable.

Dependiendo del clima de la región en la que se instalará la vivienda, se pueden instalar ventanas aislantes con tres capas de vidrio, separados con cámaras de gas argón, y recubrimiento que bloquean el exceso de luz solar.

Te puede interesar también:
Las combinaciones ideales de color de Le Corbusier

Viviendas modulares saludables y sostenibles

También la cimentación de las viviendas modulares de Node es de bajo impacto medioambiental: un sistema de pilares a tierra evita en la mayoría de los casos (dependiendo del tipo de suelo) la necesidad de excavar cimientos, lo que facilita y abarata la instalación. Según Curbed una vivienda completa de Node de unos 50 m2 cuesta algo más de 100.000 euros puesta sobre el terreno del cliente.

Fotos | Node

Otras entradas de Microsiervos

Viviendas imaginarias para que las inteligencias artificiales aprendan a convivir con nosotros
Almacenar la energía en el hogar: una alternativa de autoabastecimiento
Elevation: un documental sobre cómo los drones revolucionarán las ciudades y la arquitectura
 

Valora este post